¿Cómo describir algo que ni siquiera tiene tema?
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Relatos, historias y similar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Relatos, historias y similar   Mar Ene 19, 2010 10:12 pm

Inaguro este subforo con un tema interesante, según yo. Como el título dice, el objetivo es colgar nuestras creaciones literarias(o en mi caso, por ejemplo, subliterarias)

Tema absolutamente libre...bueno, miento, nada de pr0n(es decir, +18)

Y empiezo con una cosilla muy breve, pero que es de las pocas que me gusta tras releerla.

VIRUS
De la noche a la mañana estás infectado. Dejas de ser tú mismo, tu cabeza no responde como solía hacer, cada pensamiento se ve aplastado por un instinto mucho más primitivo que tu propio ser. Tu respiración, los latidos de tu corazón, parecen motivados por una única razón, que puede detenerlos en cualquier instante, acelerarlos hasta extenuarte. Tu familia, tus amigos, puedes dejarlo todo de lado, descolocar tu vida para colocar las piezas a las que has quedado reducido en un lugar centímetros más cerca de tu meta. Volverte loco, por algo que jamás puede acabar bien, si es que llega a empezar. El amor tiene esas cosas. Y aun así es idolatrado por millones de seres humanos. Algo bueno debe de tener, pero yo no he logrado encontrarlo.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Light
¡Joróbate Flanders!


Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Edad : 22
De : El más allá.

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Mar Ene 19, 2010 11:30 pm

Esta escrito de una manera impecable. Enhorabuena, se nota que tienes práctica. Sigue así.
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Ene 20, 2010 1:10 am

Light escribió:
Esta escrito de una manera impecable. Enhorabuena, se nota que tienes práctica. Sigue así.

Menos formalismos, Light, que nos conocemos...Razz

Y cuelga algo tuyo, hoombre...
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Light
¡Joróbate Flanders!


Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Edad : 22
De : El más allá.

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Ene 20, 2010 4:49 pm

ok, ok amigo Very Happy . De acuerdo, allá va este, a ver que os parece:

Nadie sabía que había en la carpeta de Adam Thomson. Solo sabían que podía escribir fantásticas historias con ello. Todos los días el joven de quince años se encerraba en su habitación con su carpeta y pasaba horas y horas dentro. No se oía ni un ruido, y la puerta estaba cerrada con pestillo.
Después salía, y, sin decir una palabra, se acercaba a sus padres y les entregaba uno o varios folios. Y sus historias eran siempre igual de fantásticas, igual de increíbles, igual de perfectas. Había días incluso en los que una pequeña multitud se reunía alrededor de la vivienda unifamiliar de los Thomson esperando a que el joven saliera de su habitación. Entre ellos algunos de sus editores.
Y cada vez que un amigo, familiar o conocido le preguntaba que había dentro de su carpeta Adam le respondía:
-Lo siento, pero es un secreto.
Tal era el misterio que rodeaba a Adam, su carpeta y sus historias que varias editoriales publicaron junto a alguna de sus obras una introducción hablando del misterio del niño de quince años y su carpeta. Y ello hizo que su fama aumentara aún más.
Un día, John, el hermano único y menor de Adam, decidió descubrir de una vez por todas el misterio de la carpeta. Una tarde de viernes, cuando Adam salió con sus amigos como hacía siempre, John se escabulló en su habitación y comenzó a buscar la carpeta.
Tras mirar por todos los sitios que se le ocurrieron finalmente la encontró entre los libros de la gigantesca estantería de su hermano.
Antes de abrirla John la analizó completamente. Parecía antigua y estaba hecha completamente de cuero marrón. Nadie sabía de donde la había sacado Adam. Con las manos temblorosas la abrió y miró ansioso el interior.
Un cuaderno pequeño, barato y destrozado por los años. Eso fue lo que encontró dentro. John le observó por todos lados y miró todas sus páginas, llenas de bocetos y tachones de las historias de Adam. Una gran decepción le invadió.
En ese momento Adam apareció de improvisto y vió a su hermano con su cuarderno. Nunca volvió a escribir.

¿Tenía algo de especial el cuaderno? Nadie lo sabe.
Volver arriba Ir abajo
L
¡300, mamá! Habría jurado que eran 302...


Mensajes : 323
Fecha de inscripción : 20/01/2010
Edad : 22

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Ene 20, 2010 9:39 pm

Mi Guerra

Las nubes encapotaban el cielo y la lluvia y el viento azotaban la pradera, la naturaleza estaba dando el escenario perfecto para la batalla.

Yo nervioso y con el corazón encogido acariciaba la empuñadura de mi espada, alrededor mío, estaba todo el escuadrón esperando la orden de ataque; mis piernas lo único que querían hacer era ir en la dirección contraria y escapar pero no me movía, sabía que tenía que ir hacia delante.

Se oyó un grito y todos empezaron a moverse, desempuñé la espada y me preparé para lo que venía, toda la pradera era un fiero campo de batalla, el silencio había dado paso a los gritos, el sonido del acero y el de los cañones formando una siniestra sonata...era la canción de la guerra.
No tenía tiempo a seguir admirando lo que sucedía, un hombre se abalanzaba sobre mí con una estocada, finté hacia la derecha y le esquivé, él debido a la inercia continúo hacia delante, dándome la espalda y rápidamente le atravesé por detrás con mi espada. Me sentía mal, había matado, pero tenía que seguir hacia delante si no quería acabar así también.
Inmediatamente otro me empezó a atacar, detuve su corte con mi espada y ambas chocaron, empujaba con todas mis fuerzas hacia delante pero el efecto era el contrario, yo me estaba yendo hacia atrás e iba a perder pronto el equilibrio...De repente se desplomó encima de mí, muerto, algún compañero mío lo habría derribado por detrás mientras estaba ocupado conmigo pero yo ya no veía a nadie; me quité el cuerpo de encima y me levante, a pocos metros veía como luchaban dos soldados y uno atravesaba al otro con la espada, la vestimenta roja revelaba que había matado a una persona de mi bando, así que sin pensarlo bien, agarré bien la espada con las dos manos, corrí con todas mis fuerzas, y descargué la espada hacia delante mientras el otro todavía tenía la espada clavada en mi aliado.

A lo lejos veía como un escuadrón de mi bando estaba intentando abrir un paso, pero había muchos enemigos, me acerqué y les ayudé, todo era muy rápido: una estocada allí, bloquea esa espada, un golpe horizontal...Estábamos avanzando pero cada vez éramos menos y nos estaban rodeando, a este paso acabarían por matarnos a todos, sin embargo el que estaba más detrás nos sonrío misteriosamente, yo lo entendí unos segundos después, cinco caballos avanzaron a nuestros lados atropellando a todo el mundo y liberándonos. Los jinetes continuaron lanzando golpes con sus lanzas hasta que fueron derribados por una lluvia de flechas enemigas. Los que lo habíamos visto reaccionamos y seguimos hacia delante intentando llegar a los arqueros, mientras pudieran disparar no podríamos hacer grandes ataques, por suerte en medio de la batalla no éramos un buen blanco, solo empezaron a atacar cuando estábamos cerca, las flechas dieron a los que iban primero, los de detrás atacamos rápidamente antes de que volvieran a cargar.
Todo nuestro bando se dio cuenta de que habíamos neutralizado a los arqueros y el ánimo aumentó, otro flanco que venía por el otro lado había llegado hasta nosotros y nos preparábamos para continuar el ataque....

Pero yo me paré, había algo que me había estremecido, una figura casi fantasmal se alzaba ante mí, era ella...me mira, la miro y nos miramos, pero ninguno se mueve, nos quedamos quietos....Y yo lo único que me puedo imaginar es que me estoy volviendo loco.

PLAF! Me he desconcentrado y lo he pagado caro, noto como algo me golpea el costado, caigo al suelo llorando de dolor, en el suelo veo como un hombre con una maza me sonríe maliciosamente y se acerca hacia mí, yo intento moverme, pero el dolor es muy fuerte, creo que me ha roto una costilla.
El hombre sube la maza y se prepara para rematarme, siento como todo se hace más lento y el mundo se calla, lo único que oigo es un murmullo más allá de las montañas que a medida que se acerca el golpe mortal se va haciendo más clara y fuerte:

“Levantate, lucha, sigue hacia delante, no te rindas... ¡LUCHA!”

Lo último lo siento como un grito en mi oído y por impulso ruedo mi cuerpo hacia la izquierda....PLAF!....vuelvo a la realidad, la maza ahora está a mi lado clavada en el suelo y a pesar del dolor me levanto y vuelvo a empuñar mi espada, el hombre también reacciona y vuelve a preparar otro mazazo pero mi espada es más ligera y mi golpe es rápido y certero.

Siento como mi costado sangra y me duele todo el cuerpo, me miro la ropa, está manchada de barro y sangre, una persona choca conmigo y yo casi pierdo el equilibrio:

-¿Estas bien, hermano?

No le respondo, lo que hago es empujarle hacia un lado y detener la estocada que iba hacia él, debido a la fuerza del choque, los dos espadachines nos separamos y empezamos a atacarnos, detengo su primer golpe y contraataco pero él también me bloquea, volvemos chocar las espadas, pero esta vez le pego una patada, hago que pierda el equilibrio y le clavo la espada antes de que se levante, como habría hecho el hombre de la maza conmigo.

No le veo, se ha ido; espero que se haya dado cuenta de que no es bueno distraerse, yo había recibido un golpe y tenía suerte de no estar muerto...Tanta muerte...esto no es justo, no estamos luchando por nuestro ideales, estamos luchando por los intereses de unos pocos, la gente que he matado no eran malas personas, solo estaban haciendo lo mismo que yo, intentar sobrevivir, no les podía culpar de nada.

Pero no podía seguir con mis pensamientos porque otro escuadrón de mi bando se estaba defendiendo del avance del enemigo y yo y unos cuantos más fuimos ayudarles, parece que la ayuda resultaba pero, de repente un hombre sobresalió sobre los demás con un enorme mandoble, por su armadura y su casco se notaba que tenía un alto cargo y que manejaba el esgrima, nadie podía detener esas estocadas; así que poco a poco íbamos retrocediendo y perdiendo terreno y cayendo uno a uno ante sus golpes, al final llego hasta a mí y se preparó para atacar, ágilmente salté hacia atrás y esquivé el corte, intenté golpearle yo, pero se defendía perfectamente; parecía que yo le atacaba con una pluma en vez de con una espada, yo lo único que podía hacer era retroceder, verdaderamente ese hombre tenía la fuerza de un león. Me mordí, el labio, temía de verdad a ese hombre, lo único que quería hacer era escuchar a mi cuerpo que decía que huyera, finalmente lo hice y le lance mi espada, no se esperaba esa jugada y se quedó quieto, avancé unos metros pero tuve mala suerte de tropezar con un muerto que estaba en el suelo y caí, el ya estaba encima mío cuando me intentaba levantar, yo ya no sabía lo que quería; estaba cansado...Pero el mundo parecía empeñado en que siguiera luchando, una flecha dorada se clavó en el cuello del general, yo ya no me lo creía, el arquero tenía una puntería perfecta para haber lanzado la flecha al único punto que no le cubría ni la armadura ni el casco.

Me sorprendí de mi suerte, ya me habían salvado la vida unas cuántas veces, me dolía el costado y sangraba seriamente por él, tenía el brazo cansado de usar la espada y me estaba mareando el olor de la sangre...Pero estaba vivo, no todo era bueno, habíamos perdido la fuerza del principio y estaban volviendo a ganar sus posiciones, vi a lo lejos como el más fanfarrón y presumido de los soldados de mi escuadrón ahora huía en un caballo que había robado a un enemigo, seguramente estaría pensando que ojala no sobreviviera nadie más para que no le acusen de desertor, sentí una mezcla de sensaciones al verle escapar: odio, asquerosidad y en el fondo envidia.
Oí un relincho detrás de mí y salte instintivamente, un caballo paso a mi lado, le había esquivado; lo que no pude esquivar fue a su jinete que me clavó la lanza en el hombro izquierdo, yo me maldecía de mi suerte, cuando veía que se giraba y volvía a atacarme; alrededor había más compañeros míos pero todos estaban ocupados defendiéndose y luchando. Esta vez lo haría yo, mi orgullo me decía que atacase yo aunque ya no tuviera espada. Se me ocurrió algo, me quede sentado en el suelo esperando a que viniese, fingiendo que me dolía mucho la herida. Cuando se acercó me puse de pie y salté a cogerle la lanza, él perdió el equilibrio y yo también; procuré no caer de costado, en cambio, él se cayó del caballo y no se movió tras caerse, supongo que se rompió el cuello.

Otro soldado se había bajado de su caballo y estaba luchando con un aliado mío, veía como mi compañero recibía un corte y soltaba la espalda por el dolor, el enemigo se preparaba a lanzar la estocada final, pero yo me abalancé sobre él y forcejeamos; mientras me peleaba con él pensaba en que estaba harto de todo esto, de tanta muerte sin sentido...cada vez estaba más furioso y le golpeaba con más fuerza; pero de repente todo se acabó y me aparté; tenía un puñal clavado profundamente en el estómago, me tumbé en el suelo mientras oía forcejeos, golpes de espada y gritos. Alguien, pero yo ya me estaba muriendo, esto no tenía solución...Maldita sea...esto no era justo.

La persona que me hablaba se estaba yendo y saque fuerzas para decirle:

-Ayú...ayuda...me, ayúdame a montarme en el caballo... del que acabas de matar y dame su espada.

No veía muy bien, pero la figura se acercó a mí y me dijo:

-¿Cómo? Tú estás muy mal, vas a morir, no deberías hacer eso.

-Pues por eso, móntame en el caballo, dame una...espada y dirígeme contra el enemigo, por lo menos moriré....luchando

...

“Estos son mis últimos pensamientos, bastante me cuesta mantener mi cuerpo derecho, lo único que puedo hacer es atropellar a los soldados, no tengo fuerzas para levantar la espada... Moriré luchando, no me rendiré hasta que se me acabe la vida; se me clavan las flechas, noto los cortes, pero eso significo que estoy vivo y mientras lo esté lucharé... ¿me oyes? ¡PIENSO LUCHAR!
Te veo al final del camino, simplemente mirándome, ¿por qué? Estoy luchando, ¿Qué tengo qué hacer?.....Bueno eso ya no importa, el concierto se acaba, la canción finaliza....”
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Ene 20, 2010 9:47 pm

Aiss, llega a deprimirme lo malditamente bien que escribes, como cierto concurso de relatos ajeno al Trastero me recuerda con maldad.

Pues eso, una batalla genialmente descrita, a la que como pero la pondré que le falta un trasfondo que enganche...por lo demás, estupenda.

Y Light, para que luego me digas que no sabes escribir relatos...te falta algo de práctica(como la que tienes con los largos...Ich Liebe GdE)pero la idea me gusta.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Kelpie
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 371
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 21
De : Mordor xDD

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Ene 20, 2010 9:56 pm

Condenaos... escribís tan bien que me da hasta vergüenza ajena poner mis relatos...

¿Pongo el del "finalazo"? (De finalazo nada, diiigan lo que digan!)
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Ene 20, 2010 10:00 pm

Kelpie escribió:
Condenaos... escribís tan bien que me da hasta vergüenza ajena poner mis relatos...

¿Pongo el del "finalazo"? (De finalazo nada, diiigan lo que digan!)


FINALAZO!FINALAZO!QUEREMOS EL DEL FINALAZO!!!!!

Y deja el blablabla-sra.coherencia, que tú escribes muy bien. Casi tan bien como cantas.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Kelpie
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 371
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 21
De : Mordor xDD

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Ene 20, 2010 10:05 pm

Corrijo: QUIERES el finalazo... porque no aprecias lo malo que es y ademas, no te ofendas, pero tienes mal oido!!

Anda, aqui lo tienes!!

Esto no es mi habitación, es una cárcel, las paredes blancas se cierran cada vez más… me falta el aire. Mi madre ha querido aislarme del mundo, piensa que estoy loca por culpa de Alan… él es mi amigo, siempre está conmigo y me comprende, mi madre no se quiere enterar de que es la única persona que sabe como me siento.
Conocí a Alan hace apenas un año, el cielo estaba nublado y la gente de mi clase estaba jugando al fútbol. Yo, como siempre he acostumbrado a hacer, les miraba sentada en las escaleras mientras escuchaba música… no es que no me guste el fútbol, es que ellos me rechazan, no les caigo bien, les parezco un bicho raro y me insultan, no aprecian mis gustos. No me importa, pero me sentía muy sola. Ese día en concreto estaba bastante enfadada con Karen, una chica de mi clase… No la soportaba, sus risitas, sus comentarios hacia mí… se estaba pasando… A la salida me había empujado al suelo con tan mala suerte que caí en el barro, y allí me dejaron, tirada, escuchando las risas y burlas de los demás, manchada de barro por todas partes… Mi madre tenía que venir a recogerme en coche, asi que me senté en las escaleras a esperarla… estaba tardando mucho. Mientras tanto, yo pensaba en lo ocurrido con lágrimas en los ojos.
_Maldita Karen, ¿quién se cree que es? Me gustaría tener el valor suficiente para decir lo que pienso de ella… Odio a mis compañeros, odio el colegio… nadie me entiende.
_ Yo sí.
Me giré para ver quién había dicho eso. Un chico alto y rubio se había sentado a mi lado, me sonreía tímidamente. Era muy guapo.
_ ¿Quién eres?
_ Me llamo Alan. No hace mucho que he venido a la ciudad.
Sentía curiosidad por saber más de él, no parecía como los demás.
_ ¿Eres de aquí? ¿Vas a venir aquí a estudiar?
_ No, yo no estudio… Y tampoco soy de aquí, soy de… Soy de allí.
Esa respuesta no tenía sentido, ¿me estaba tomando el pelo?
_ ¿Cómo que…? No lo entiendo…
Miró al cielo y suspiró.
_ Lo imagino, nadie lo entiende… voy y vengo, no tengo rumbo fijo. Nací aquí, pero actualmente no vivo aquí. No estoy matriculado en ningún centro escolar, no creo que me admitan tan fácilmente.
_ Ah, entonces vives en un pueblo cercano o algo así, ¿o no?
Soltó una risita.
_Bueno, si tú consideras que es así…
Nos miramos sonriendo hasta que Nick rompió el hielo con uno de sus comentarios tontos.
_ ¡Eh, tú, cabeza hueca! ¿Qué pasa, tienes tan pocos amigos que hasta hablas tú sola?
Todos le rieron la gracia. Sencillamente le lancé una mirada y le insulté por lo bajo, como siempre.
_ Nick, grandísimo idiota…
_ Déjale, lo que quiere es que te enfades, no le hagas ni caso. Cuando yo era un chico normal también me pasaban estas cosas.
_ ¿Un chico normal? ¿A qué te refieres?
Alan agachó la cabeza. Después de un incómodo silencio, contestó a mi pregunta.
_ Nunca se lo he contado a nadie… pero te lo contaré a ti, veo que puedo hacerlo. Es tan sencillo como esto.
Me agarró suavemente de la muñeca, tenía las manos heladas. Cuando mi mano llegó a su pecho sentí que le estaba atravesando como si fuese humo. Le miré a los ojos, él me devolvió la mirada y me soltó la mano. Me asusté. Mi corazón latía con más intensidad.
_ ¿Estás… muerto?
Volvió a bajar la cabeza, mirándose las manos. Cuando habló, noté un punto de tristeza en su voz.
_ Soy una especie de fantasma, carezco de cuerpo tangible… yo puedo tocarte a ti haciendo grandes esfuerzos, pero tú a mí no.
Sintió que me estaba alejando un poquito de él y me cogió de las manos sonriéndome de nuevo.
_ No tengas miedo, no te haré daño.
_ ¿Cómo puedo saberlo?
_Con el tiempo lo descubrirás. Estaré siempre a tu lado, solamente tú puedes verme. Si me llamas apareceré.
Dicho esto se desvaneció. Mi madre acababa de llegar con el coche.
_ Lara, lo siento… he tardado un poco. Pero… madre del amor hermoso, ¡estás llena de barro!
Jamás me he atrevido a contarle lo que me pasa a mi madre.
_ Ya… es que me he tropezado al salir de clase.
_ ¿Seguro? Estás un poco pálida, ¿te encuentras bien?
Siempre he odiado las preguntas de mi madre, me irritan.
_ Estoy bien _ dije, un poco molesta.
No quise cenar nada, subí a mi habitación y me tumbé en la cama, pensando en Alan… Quería saber si había sido cierto, verle otra vez. Su voz suave me sorprendió.
_Lara, estoy aquí. Soy Alan.
Di un respingo. Estaba sentado a los pies de mi cama, un poco más serio que antes.
_Querías verme, ¿no es así?
Estuvimos hablando durante bastante tiempo, le conté lo del colegio, cómo me sentía… me desahogué. Alan me escuchaba atentamente y me daba palabras de aliento, me entendía, se ponía en mi lugar, como si a él le hubiese pasado lo mismo. Era increíble. De repente mi madre abrió la puerta.
_ ¿Con quién estas hablando?
No sabía que decir…
_ Tranquila, ella no sabe que yo estoy aquí_ dijo Alan_. Recuerda que solamente tú puedes verme.
Era cierto. Me sentí más tranquila.
_ Estaba soñando mamá, no te preocupes. Buenas noches.
Cuando cerró la puerta Alan ya se había marchado, pero pude oír su voz.
_ Lara, que sepas que aquí tienes un amigo para lo que quieras.
Dios mío… ese día me habían pasado tantas cosas… tenía que contárselo a alguien, pero nadie me creería… como necesitaba sacarlo de mi mente, lo escribí en mi diario.
Los días pasaban, él ya no se marchaba, se quedaba todo el día a mi lado. Hablábamos de todo, nos contábamos cosas, reíamos juntos… todo esto procurando que la gente no pensara que hablara sola, claro, ¡había que disimular un poco! En poco tiempo nos convertimos en inseparables, me daba muchos consejos, siempre que le hice caso me fue muy bien. Además ya quedaban 2 semanas para el verano, mis notas habían subido considerablemente y no me importaba lo que me dijesen los demás. Estaba feliz.
Un día llegué a casa después de clase y me senté a comer. Mi madre hizo lo mismo. Noté que me estaba mirando con una sonrisa pícara.
_ Mamá… ¿Ocurre algo?
_ No sé… dímelo tú…
Me encogí de hombros. No sabía a qué se refería…
_ Lara, ¿quién es ese Alan?
Genial… me había dejado el diario abierto encima del escritorio y mi madre lo había leído. Alan estaba en ese momento a mi lado. Le miré de reojo y me puso una mano en el hombro. Seguía teniendo las manos frías, pero cada vez menos.
_ Cuéntaselo. Si tu madre te quiere, te creerá.
Así lo hice, le conté que era un gran amigo, que en ese momento estaba a mi lado, que era… un espíritu, por decirlo de algún modo. Cuantos más datos daba, más se sorprendía mi madre…
_ Comprendo… ¿Has vuelto a escribir tus historias?
_ No mamá, esto es real.
Mi madre se rió.
_Ya, claro, supongo que sí…
Recogimos la mesa y me quedé sentada un rato en el sofá con Alan. Estaba más serio que de costumbre, pero seguía hablando con esa voz suave y tranquilizadora que le caracterizaba.
_ No te cree. Nunca la has mentido, con lo cual debería creerte, ¿no crees?
_ Alan… es difícil de creer, creo que su actitud ha sido normal.
Alan se levantó y se puso aún más serio.
_ No lo creo, y si no ya me lo dirás con el paso del tiempo. Adiós.
Se marchó sin decir nada más. Se terminaron las clases y no aparecía por ninguna parte. Me enfadé con mi madre, apenas hablaba con ella, aunque siempre me preguntaba que por qué estaba tan seria, hasta que se lo tuve que decir. Un jueves por la noche, mientras estábamos cenando, volvió a hacer su pregunta. No aguanté más, me levanté bruscamente y se lo dije.
_ ¿Que por qué estoy así? ¡Por tu culpa! ¡Si me hubieses creído desde un principio, Alan no se hubiese marchado!
_ ¿Qué estás diciendo?
_ ¡Nunca te has creído una palabra de lo que te he dicho, Alan me lo dijo, si me quisieras me creerías, pero no me creíste! ¡No me quieres!
_ Lara, no digas tonterías… sabes tan bien como yo que Alan no existe.
En ese momento estallé de verdad.
_ ¡Te odio!
No terminé de cenar. Subí corriendo a mi habitación y me quedé allí llorando, tirada en mi cama.
_ Te lo dije.
Alan había vuelto, por fin estaba otra vez conmigo. Me incorporé e intenté abrazarlo, pero no pude, no me acordaba de que podía atravesarle. Me aparté y miré hacia abajo. Él lo notó y me cogió de la cara para mirarme a los ojos.
_ Lara, lo siento, de verdad, tenías que darte cuenta… has hecho bien.
Después de esto me sonrió. No sé si fueron esos ojos azules que tiene o la felicidad que se siente al hablar con él, pero me sentía mucho mejor.
_Gracias, te he echado de menos.
_ Yo también. No volveré a irme, lo prometo.
Mis padres intentaban convencerme de que él no existía y yo seguía contradiciéndoles. Alan me daba su apoyo para continuar luchando por él, asi que seguí defendiéndole. Unos días más tarde sacaron un libro de la biblioteca sobre espíritus y me dijeron que si eso era cierto tenía que olvidarme de él porque acabaría conmigo. No les creí nada, Alan no era capaz de ello, lo sabía. Me dijo que jamás me haría daño, siempre he confiado en su palabra, ese día también lo hice. Seguimos discutiendo por lo mismo y al final mis padres optaron por encerrarme con llave en esta habitación para que no pudiese hacer ninguna locura y para que me diese cuenta. Alan y yo llevamos una semana aquí metidos, mis padres me suben la comida y a veces intentan hacerme “entrar en razón”… ¿no entienden que no es como ellos dicen? Les grito, sí, pero es porque deben enterarse de una vez por todas, como dice Alan, pero nunca me entienden, solamente me dicen que estoy loca y se van. Durante este tiempo Alan me ha dicho que si me quisieran no me hubiesen encerrado, que nos quieren separar.
_ Lara, ¿quieres separarte de mí, no volverme a ver?
_ No, te necesito a mi lado, eres mi única compañía_ dije con lágrimas en los ojos.
Se acercó un poco más y me acarició el pelo.
_ Quiero estar contigo para siempre, ¿y tú?
_También quiero lo mismo, pero si siguen así no creo que sea posible.
_ Lo es, puede hacerse.
_ ¿Cómo?
Me hizo un gesto para que saliese al balcón. Mi casa tiene tres pisos y esta habitación está en el tercero.
_ Salta.
No me lo podía creer… le miré perpleja.
_ ¿Cómo que salte? ¡Si lo hago, moriré!
Volvió a acariciarme el pelo y me sonrió.
_ No tienes nada que temer, la muerte no es tan mala, mírame a mí. No es doloroso, y además piensa en las opciones: puedes seguir viviendo aquí encerrada sin nadie que te comprenda o puedes vivir eternamente conmigo. Yo no podré estar siempre a tu lado si sigues con vida, piénsalo.
Desde que me lo dijo he estado dándole vueltas a la cosa… y creo que ha llegado el momento. He sufrido demasiado en este mundo, ahora quiero ser feliz eternamente.
Volver arriba Ir abajo
L
¡300, mamá! Habría jurado que eran 302...


Mensajes : 323
Fecha de inscripción : 20/01/2010
Edad : 22

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Vie Ene 22, 2010 12:14 am

Jefa, como ya le dije está muy bien. Y por favor...todos nos conocemos, Criticaremos nuestra obra y enalteceremos las de los demás.
Volver arriba Ir abajo
Liesel Meminger
Era mi primer día...


Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 22/01/2010
De : Algún lugar, no muy lejos de los sueños

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Vie Ene 22, 2010 6:55 pm

Jo, ésto me gusta, vais a conseguir que me enganche jeje y mira que soy negada para éstas cosas. Un beso , a ver si os gusta.




Sueños:

Salió nerviosa de casa con un portazo a sus espaldas. De lejos podía oir los remotos llantos de su madre. Las peleas siempre tenían el mismo resultado, gritaban, discutían y de vez en cuando se tiraban objetos mutuamente. Después del revuelo una de ellas abandonaba el ring, ésta vez lo abandonó ella, la hija pequeña, una chica adolescente.
Siempre se decía que a ésta edad la mayoría tenían la cabeza llena de pájaros, ella la tenía repleta de sueños.
Andaba deprisa, sin derramar una sola lágrima, tenía los cascos puesto para aislarse del mundo y del ruido. A pesar de su dolor, de su tristeza, sabía que volvería, sabía que siempre sería buscada y atormentada.
Con paso decidido, andando calle arriba, de vez en cuando dedicando una mirada a las estrellas.
La calle estaba desierta, ella miraba a todas partes, con la mente en otro sitio. Solo para no cruzarse con nadie se cambiaba de acera, solo por aislamiento, para quedarse sola con sus pensamientos. Creía ver fantasmas, espectros saliendo de la tierra, pero nada ni nadie la sorprendía o asustaba, no había alma con vida por aquellas calles, o eso creía.
Allí terminaba el barrio, dando paso a dos caminos, caminos muy distintos y semejantes, pero que daban al mismo sitio. Ella siempre escogía el lado izquierdo, nunca llegué a saber por qué, solo lo escogía mientras yo la observaba atentamente.
Por un instante creí ser descubierta, la chica se paró en seco y lentamente dio media vuelta, acercándose a mi, estaba nerviosa, sabía perfectamente que ella no podía verme, pero quizá podía sentirme.
Me miraba, me había visto, pero era imposible. Ella comenzó a andar de nuevo, pero ésta vez con paso mas decidido. Miraba a todas partes, de repente se paraba en seco y volvía a darse la vuelta, era como si no supiese a donde ir, o no tener a donde regresar. Yo sentía cómo la dolía el corazón, un corazón joven, pequeño e intocable.
No sabía que hacer, si correr o dar media vuelta, al mismo tiempo que pensaba, al mismo tiempo que sufría, ella siempre tendía a seguir adelante, a seguir andando com la habían enseñado.
No podía soportarlo mucho mas tiempo, necesitaba escapar, huir, alejarse del sitio en el que había crecido, donde había permanecido atada hasta ahora. Pero nunca lo conseguía, siempre se paraba, ella seguía andando, no corría, pero tampoco se daba la vuelta, solo andaba hacia algún lugar, sin rumbo y sin lágrimas.
Fue doloroso sentir el peso de su corazón, el lento y apagado latir. Su cabeza siempre repleta de sueños y recuerdos.
Nunca llegué a sentirme atraída de tal forma hacia un humano, esa niña me hizo pensar, me abrió los ojos, me hizo volver a confiar en la existencia de algún humano que mereciese la pena. Solo entonces me di cuenta de que aquellos seres extraños podían mirar mas alla de su existencia, quizá una niña como aquella me entendería.
Hasta ahora no me había parado a pensar, siempre suelo recoger sus almas con mucho cuidado y delicadeza, las apoyo en mi regazo y me las llevo con mucho sigilo.
Siempre estaré muy unida a esa niña siempre recordaré como recogí su alma. Aun revivo su historia, soñando sus propios sueños.
Salió a un parque que llevaba el camino, se había quitado uno de los cascos para mezclar el sonar de sus pasos y el crujir de la tierra, con el ritmo de los “Red Hot chili peppers”.
El camino seguía hasta el parque. Allí la esperaba su ángel de la guarda, su amiga, su compañera y ante todo su hermana.
Comenzó a caminar deprisa en dirección a sus brazos, no se atrevió a pronunciar palabra, nisiquiera se paró a pensar, su hermana era una de esas personas que no necesitaba palabras. Se abrazaron con fuerza, agarrándose el alma, agarrando sus vidas, como cuando agarras con firmeza una piedra antes de arrojarla al abismo. Con una de sus sonrisas se volvió a sentir como en casa. Juntas dedicaron una última mirada a las estrellas, antes de ser envueltas por la capa de la ciudad y el ruido de los coches, me dejaron atrás, ya no tenía nada que hacer en aquel lugar, ningun alma que recoger, ninguna vida que quitar, alguien se había adelantado en uno de los innumerables pasos que da la vida.




FIN
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Vie Ene 22, 2010 6:57 pm

Qué decirte...pues que te expresas muy bien y tienes buenas ideas. La historia tiene algún punto confuso pero en general me ha encantado.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Liesel Meminger
Era mi primer día...


Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 22/01/2010
De : Algún lugar, no muy lejos de los sueños

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Vie Ene 22, 2010 7:05 pm

Gracias bichejo!!^^. Y recuerda que el buen escritor, borra y se equivoca al aprender.
Volver arriba Ir abajo
L
¡300, mamá! Habría jurado que eran 302...


Mensajes : 323
Fecha de inscripción : 20/01/2010
Edad : 22

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Vie Ene 22, 2010 7:15 pm

FRÍO

...Es lo único que siento...Frío...Tengo el cuerpo lleno de escarcha, no siento los dedos y mi cuerpo se arquea levemente hacia adelante en un vano intento de no perder el poco calor que me queda.
Mi vida es de noche, no hay sol que me ilumine. Creía que por la noche habría estrellas, pero lo único que hay es oscuridad, pesada y fría...muy fría...La escarcha de mi cuerpo se endurece y se cristaliza, encerrándome en una cárcel de hielo, soy una estatua de hielo.
No quiero rendirme, pero no puedo moverme y no siento nada, la oscuridad chupa todo mi calor. Lo único que me queda es mi corazón en el que arde un fuego incombustible que me quema las entrañas, frío en mi cuerpo y fuego en mi interior; la cabeza me va a estallar de lo loco que estoy...
Sabes que todo esto es por ti, he huido a esta oscuridad porque tengo miedo de ti, prefiero morir helado que enfrentarme a ti...porque con solo que me rozaras ahora ardería en llamas y derretiría todo el hielo. Pero es mucho más fácil huir y quedarme quieto...aunque el hielo me atrape para toda la eternidad. He intentado curar el fuego con frío pero he fallado y me he equivocado en todo, ahora lo estoy comprendiendo.

“No estoy haciendo lo correcto, pero no tengo fuerzas...”

Estoy traicionando todo lo que siempre he pensado, estoy despreciando mi vida por no saber enfrentarme al mundo, a veces los más cobardes son los que hacen las cosas más valientes debido a sus miedos...No creo que nadie por muy valiente que sea quiera encerrase en esta oscuridad para acabar siendo estatua de hielo.
Pero aún no es demasiado tarde aún arde mi corazón, aún puedo derretir este hielo y escapar...y enfrentarme a lo que sea. Hay que luchar ya que no tengo nada que perder, da igual el dolor no me sentiré peor que ahora y por lo menos seré libre y no estaré encerrado en esta cárcel de hielo.

Mi corazón arde y el hielo se quiebra, ya sé que tengo que hacer; debo arreglarlo todo...
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Vie Ene 22, 2010 7:18 pm

L escribió:
FRÍO

...Es lo único que siento...Frío...Tengo el cuerpo lleno de escarcha, no siento los dedos y mi cuerpo se arquea levemente hacia adelante en un vano intento de no perder el poco calor que me queda.
Mi vida es de noche, no hay sol que me ilumine. Creía que por la noche habría estrellas, pero lo único que hay es oscuridad, pesada y fría...muy fría...La escarcha de mi cuerpo se endurece y se cristaliza, encerrándome en una cárcel de hielo, soy una estatua de hielo.
No quiero rendirme, pero no puedo moverme y no siento nada, la oscuridad chupa todo mi calor. Lo único que me queda es mi corazón en el que arde un fuego incombustible que me quema las entrañas, frío en mi cuerpo y fuego en mi interior; la cabeza me va a estallar de lo loco que estoy...
Sabes que todo esto es por ti, he huido a esta oscuridad porque tengo miedo de ti, prefiero morir helado que enfrentarme a ti...porque con solo que me rozaras ahora ardería en llamas y derretiría todo el hielo. Pero es mucho más fácil huir y quedarme quieto...aunque el hielo me atrape para toda la eternidad. He intentado curar el fuego con frío pero he fallado y me he equivocado en todo, ahora lo estoy comprendiendo.

“No estoy haciendo lo correcto, pero no tengo fuerzas...”

Estoy traicionando todo lo que siempre he pensado, estoy despreciando mi vida por no saber enfrentarme al mundo, a veces los más cobardes son los que hacen las cosas más valientes debido a sus miedos...No creo que nadie por muy valiente que sea quiera encerrase en esta oscuridad para acabar siendo estatua de hielo.
Pero aún no es demasiado tarde aún arde mi corazón, aún puedo derretir este hielo y escapar...y enfrentarme a lo que sea. Hay que luchar ya que no tengo nada que perder, da igual el dolor no me sentiré peor que ahora y por lo menos seré libre y no estaré encerrado en esta cárcel de hielo.

Mi corazón arde y el hielo se quiebra, ya sé que tengo que hacer; debo arreglarlo todo...

Lord Copypaste, te repito lo que te dije en su día...

Es absolutamente precioso, con una expresión que me encanta(esa repetición hielo...hielo...hielo... le da un toque muy bueno)

Es que de verdad, puede que sea lo mejor que has escrito de lo que he leído, y eso que todo está bien. Pero es que este relatillo toca el corazón...


--Ediito...

Aquí algo que acabo de escribir, también bastante corto.

HIERRO

Estoy cansado de ser una bolsa de plástico movida por el viento. De que todo el mundo me mueva, sin que yo puede hacer nada. De estar mal porque lo que yo no quiero es lo que quieren los demás. De ser un peón entre alfiles, torres y reinas. Y de ser, eternamente, el débil, el manejable, el prescindible.

Cansado de que mis miedos sean menospreciados, mis gustos criticados y mis críticas recibidas con sorpresa e indignación. Y como un idiota, procedo a retirarlas sin más dilación.

Por una vez me apetece ser el hierro que no se deja doblegar por las ráfagas de aire.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Liesel Meminger
Era mi primer día...


Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 22/01/2010
De : Algún lugar, no muy lejos de los sueños

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Dom Ene 24, 2010 2:44 pm

Joe bicho...como escribes Smile
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Feb 24, 2010 10:01 pm

A resucitar el temaa...esto lo escribí hace tiempo, en Junio del año pasado. Pero aun así no me resulta muy ajeno a lo que hago ahora.


-¿Estás seguro de ésto?-preguntó de nuevo Sara,mirándome con preocupación
-Totalmente-repliqué,intentando dotar a mi voz de la seguridad de la que carecí­a
-Es peligroso...mira,si nos pillan,estamos muertos.Y si funciona puede que también-añadió,de nuevo haciéndome sentir como un loco
-No tienes por qué quedarte,¿vale?-solté,ya un poco irritado-No estoy mal de la cabeza.
-Vas a profanar una tumba para poder ir al mundo de los espí­ritus,según lo que leí­ste en un tratado de nigromancia del siglo XV.No es lo más normal del mundo-me reprochó mi amiga-Mira,lo de Álex fue espantoso,para todos.Y yo tampoco lo he superado...pero...no creo que visitar su lugar de descanso eterno,o lo que sea,pueda ser una buena idea
-Y sin embargo,has venido.Aunque ni siquiera creas en lo que te he contado.
-Ricardo-dijo seria,usando por primera vez,creo,mi nombre sin diminutivos-Intento creerte...y si puedo creer algo así­ de alguien,ése eres tú,porque eres una persona racional.Pero admite que no es un tema normal.Vamos a colarnos en un cementerio,de noche.Y...
Dejé de andar y me giré para estar frente a frente con Sara.Los centí­metros de altura que me sacaba le restaban seriedad a la situación,pero en ese momento no me preocupé por ello.
-Sara.Eres mi mejor amiga,y me alegro mucho de que te hayas atrevido a acompañarme hasta aquí­.Pero si quieres volver...no te culpo.Pero yo voy a intentarlo.Quiero despedirme de Álex...ya que no pude cuando él viví­a.Él lo merece.
Me topé con sus radiantes ojos del color de la esmeralda,en su perfecta conjunción con aquel cabello moreno.No estaba enamorado de ella,pese a todos los chicos del instituto que afirmasen lo contrario.Pero su belleza era innegable.No mencionarla habrí­a sido una mentira.Al igual que siempre,ella estiró el brazo para remover uno de mis mechones de pelo castaño,en aquel gesto ya tan tí­pico entre nosotros.Vi una lágrima resbalar por su pálida piel y noté la media sonrisa de total confianza que sólo yo podí­a obtener.
-Ahora tendré que seguirte hasta el fin del mundo,maldito manipulador-rió,a pesar de la situación
-Más o menos allí­ vamos-dije,estremeciéndome por la verdad que habí­a en mis palabras
El silencio se hizo entre Sara y yo,que caminamos sigilosamente hasta llegar a la puerta del cementerio.Era miércoles,y estábamos en las afueras de un pequeño pueblo castellano.Nadie nos verí­a.Me quité la mochila y saqué la llave,robada dí­as atrás a Miguel Ángel,enterrador y "guardián" del lugar.Con un chirrido,las bisagras oxidadas de la puerta se movieron,y ambos penetramos en aquel pequeño recinto.Ya lo conocí­amos bien.Solí­amos venir aquí­ cuando Álex viví­a,en aquellas emocionantes noches de verano.Y cuando él murió,habí­amos venido a ver su tumba cada tarde de viernes.El edificio central,una suerte de recepción/capilla decorada con un falso y barato estilo barroco,coronaba el camposanto.Poco después estaban las tumbas de los muertos del pueblo y de las localidades cercanas.Nuestro objetivo estaba al final del todo,pero no pudimos sino desviarnos a volver a ver una determinada lápida.Nuestras linternas se encontraron en el nombre que tantas veces nos habí­a hecho reí­r como llorar.
-"ALEJANDRO GARCíA ARRANZ:1993-2009"-rezaba aquella placa de piedra
Traté de contener las lágrimas que se agolpaban por salir y me dirigí­ hacia el fondo,no sin antes comprobar que no dejaba atrás a Sara.Tras unos minutos,encontramos aquella pequeña estatua de un ángel,de puntillas sobre un pedestal desgastado por la edad.Se trataba de la tumba de Federico Alonso,muerto hací­a más de doscientos años.Era el único enterrado tan antiguo,y por lo tanto,el único que podí­a servir para nuestros arcanos propósitos.
-¿Cumple los requisitos del...conjuro?-dijo Sara con un nudo en la garganta
-No vivió más de cinco años,y murió hace más de ciento cincuenta.Servirá.
Nos sentamos sobre la tumba,mientras yo sacaba el solitario folio en el que habí­a apuntado el procedimiento para poder abrir la puerta espiritual.Con voz temblorosa,comencé a leer.
-Almas.Vosotras que estáis en todos nosotros,que huí­s al morir.Dejad que podamos captaros,visitaros.Dejad que nuestro propio espí­ritu viaje con los suyos,no sin capacidad para volver.Somos dos.Dos almas que en un cí­rculo pueden entrelazarse,y formar la perfección.Dejad que dos ánimas vuelen hacia el final destino,no libres por completo.
Ésta era la parte en la que Sara debí­a intervenir.Esperé con todas mis fuerzas que lo hiciese bien
-Deseo viajar.Deseo que mi alma cruce las barreras del cuerpo,y llegue a su eternidad,no rompiendo su lazo con el cuerpo.Franqueadnos la puerta,a ambos,y no la cerréis hasta el momento del regreso.Deseo que nuestras almas crucen el portal,no obstante sin desanclarse de nosotros.Permití­dnoslo.
-Permití­dnoslo-concluí­,nervioso por el resultado
No ocurrió nada.Miré a Sara,decepcionado,y vi su confianza parecer menos clara.Cerré los ojos y apreté los puños,furioso,y entonces sentí­ la vibración de la tierra.Los dos nos levantamos de golpe,movidos por un irracional impulso,mientras la removida tierra caí­a hacia algo que se encontraba bajo ella.Tras unos instantes,nos encontramos con un cerrado ataúd blanco,de reducidas dimensiones,que parecí­a a punto de abrirse por algo que empujase en su interior.Una luz azul se filtraba por todas partes.
-Al fin del mundo,pues-dijo Sara en tono lúgubre,mientras abrí­a aquel ataúd,dejando ver algo similar a lo que debí­a de ser el espacio.Entonces,sus ojos perdieron su vida,y se desplomó.No pude siquiera gritar,ya que yo también caí­ sin sentido,ligeramente más lejos.Pero pude darme cuenta de cómo una parte de mi se escurrí­a y entraba en el mundo de los espí­ritus.

Perdí­ la consciencia,o no,durante varios segundos,o quizá horas.No tení­a sentido hablar de tiempo concreto en aquel lugar,ajeno al mundo fí­sico en el que vivimos.Un maremágnum de sensaciones me invadí­a,aunque ninguno de mis sentidos humanos fuese igual.Mi vista era más borrosa,pero alcanzaba más lejos,permitiéndome discernir los fuegos fatuos de color rojizo que oscilaban en la distancia,si se puede hablar de distancia.No oí­a sonidos,pero era como si débiles retazos de ideas y sentimientos de otros resonasen por mi cabeza,indescifrables.No podí­a tocar nada,todo era incorpóreo,pero aun así­ sentí­a una cualidad distinta en el espacio,similar a la del aire frí­o o a la de tocar algo que te esperas más duro de lo que es.Todo era tan nuevo y extraño que por un momento me olvidé de los motivos por los que habí­a venido.Fue la ¿voz? de Sara la que me hizo darme cuenta de ello.
-Rick...-musitó,creando un prolongado eco en mis pensamientos-Vamos...a buscar a Álex.Si es que podemos movernos,claro.
-Supongo que sí­-dije mientras pensaba en la manera de cambiar de posición
Me preparé para impulsarme,y de repente mi alma se desplazó hacia adelante con grácil velocidad.Intenté controlar la aceleración y tras un par de intentos lo logré.Dirigí­ mi mirada a Sara a ver qué tal se las arreglaba,viendo con sorpresa que le iba muy bien.
-Ésto es muy grande-dijo-¿Por dónde puede estar?
Las palabras de mi amiga fueron un jarro de agua frí­a.Sí­,habí­amos logrado abrir la puerta hacia el mundo de los espí­ritus,pero...¿por dónde podrí­a estar el objeto de nuestro viaje?.Entonces,se me ocurrió una idea repentina.Quizá no tuviese mucho sentido,pero no tení­amos muchas más alternativas.
-Buscamos a Alejandro Garcí­a Arranz-exclamé con toda mi fuerza mental-¡Álex!¡Somos Rick y Sara!¡Ven,Álex!
Mis gritos no surtieron más efecto que el de desfigurar el espectro de Sara durante unos instantes,como si se tratase de las ondas que genera una piedra lanzada al agua.Sara me miró con fingida ira y sonriendo.
-Auch-se quejó de manera algo infantil-Es...bueno,no doloroso,pero es molesto,y raro.Y no sirve.
-No me voy a rendir tras haber logrado esto.¡ÁLEX!-añadí­ con un grito todaví­a más fuerte
-¡Vale ya!-dijo frunciendo el ceño,aún con infantilidad-Mira todos esos...fuegos fatuos.¿Recuerdas cual era el color favorito de Álex?
-Por supuesto.El verde claro.Como el que hay...-dije observando el horizonte
-Allí­-completó riendo y señalando en la misma dirección que yo antes de ir a toda velocidad al foco de luz.Sin otra opción,la seguí­.
-¡Vamos!-dijo con el tono irreflexivo que usaba cuando Álex nos arrastraba a alguna divertida aventura.En el fondo,habí­a algo similar a los dí­as en los que todos hací­amos el tonto por la calle.Obviando que todo era sobrenatural.
Pero pronto al viaje dejó de ser divertido.Cuando pasamos ante un campo de llamas rosas,sentí­ una especie de quemazón,y como si mi espí­ritu intentase deshacerse y disgregar etéreo humo por todos los rincones de aquella dimensión.Delante de mí­,vi como algo se escindí­a de Sara,que habí­a pasado más cerca.
-¡Sara!-grité preocupado,sin obtener respuesta
Entonces,ella viró de rumbo para meterse de lleno en un jardí­n de fuegos anaranjados.Me paré a verla preocupado y a gritarla para que volviera cuando introdujo su alma al completo en una de aquellas llamas.La preocupación me atenazó por completo durante unos instantes y,de repente,una ligereza mayor y una rara euforia se adueñaron de mí­.Sin dudarlo,seguí­ a mi amiga a través del centelleo naranja.

Momentos después,me encontré con el espí­ritu de Sara,de nuevo entero,al lado del alma de un viejo conocido.Aunque ni sus ojos claros,grisáceos,ni su cabello rubio enmarañado se reconocieran en aquel humo antropomorfo,no podrí­a olvidar el rostro socarrón de Álex.
-Has tardado-me reprochó Sara-Tengo que hablar contigo-añadió en tono más serio,aunque sin dejar de sonreí­r-A solas.Luego estaremos juntos todos.
Álex se marchó sonriéndome,y se dirigió hacia una luz verde en la lejaní­a.Habí­amos acertado con lo del color.
-Deberí­amos aprovechar el tiempo con Álex-dije-Al fin y al cabo,no...
-No podremos volver-cortó Sara,dejándome totalmente anonadado.
-¿Qué?No,qué va,el conjuro...
-Debimos alejarnos más de la tumba.Nuestros cuerpos cayeron por el vórtice,o lo que fuese,y la dimensión espiritual no puede contener materia,así­ que se destruyeron.
-P-pero eso...-temblé-¿Cómo lo...?
-Has tardado un tiempo en llegar,ya que el viaje a través de los fuegos no es instantáneo.He podido hablar con Álex,y me ha contado éstos detalles.Dime,al llegar,tras un rato...¿no te sentiste como feliz y totalmente...liberado?
No pude negar las palabras de Sara,que describí­an muy bien mis sensaciones justo antes de cruzar el fuego naranja.Así­ que asentí­ lentamente
-Bien,pues en ese momento nuestros cuerpos cayeron,el tuyo un poco más tarde,me parece.Nuestras almas quedaron en éste mundo,como las de cualquier muerto.Por lo que no volveremos al mundo real,y nos quedaremos aquí­...
Me habrí­a sentido fatal,de no ser por la libertad creciente en mi interior,y de la energí­a que parecí­a recorrer todo mi ser,aun incorpóreo.Y,por supuesto,las mágicas palabras finales de Sara acabaron de completar una alegrí­a que no parecí­a lógica y sin embargo existí­a.No podrí­a sentirme mal por lo que abandonaba si iba a recibir algo mejor.
-...para siempre,con Álex.Los tres juntos otra vez.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Kelpie
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 371
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 21
De : Mordor xDD

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Miér Feb 24, 2010 10:22 pm

Un día me tienes que presentar al gnomo que guardas en el cajón y que te chiva todo lo que escribes!!! xDDD es broma...

El relato es una pasada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Lun Jun 28, 2010 6:35 pm

Venga, mi última...cosa.



Gris y negro se alzan contra el blanco de la nieve. Ramas retorcidas de ínfimo grosor se afanan en tocar el cielo nebuloso del que caen copos sin cesar. El árbol sorprende por su extrañeza, por su hojarasca gris y sus flores de antracita. Hay polen en el ambiente; polen que cualquiera confundiría con ceniza. Sin embargo no lo es tal, su tacto ennegrece la piel pero también el alma.

Es el árbol de la desesperanza, que florece en invierno y muere con la primavera. Cuya esencia es la más plena tristeza y que se alimenta del mal que hace germinar en cada ser vivo al que el viento lleva su semilla. Protagonista de todo y a su vez desconocido por el ser humano. Moviendo, como un oscuro titiritero, las pasiones de los vivos hacia la penumbra y el caos.

Crece solo, lejos de toda la vida que pudiera contaminar sus sombras con un atisbo de luz. Por eso muere en cuanto siente que la noche deja de extenderse. Porque su reino es lo oscuro y no puede alejarse de él.

Cuando el sol calienta demasiado sus ramas pierden su pureza y se tornan marrones, como las de cualquier otro. Genérico árbol, de no ser porque muere cuando los demás brotan. Es entonces cuando lejos, en el reverso del mundo, otro de los suyos nace y ensombrece el mundo cuando allí es invierno.

Jamás descansa.

Sólo escapamos de su influencia si la voluntad del viento es no acercarnos su semilla.

No suele hacerlo.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
Selene
¡ZAS!¡En toda la boca!


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 05/02/2010
Edad : 22
De : ... Un lugar de la mancha...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Mar Jun 29, 2010 12:26 am

Como puedes escribir un minirelato tan interesante tratando el tema de... Un árbol!! Eso solo lo puedes hacer tú ^^. Eres la caña querido sonne.. te mereces el rango de 2/2 de escritor avestrucil.. solamente 1/2, vamos hombre!!
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Lun Ago 16, 2010 6:13 pm

Vueelvo a poner algo, veenga...


Música y silencio.



Caminaba por la dura tierra sin que sus pasos resonasen. Iba de negro: de un negro tan intenso que parecía dejar ciego. No se podía atisbar el menos rastro de luz en su presencia. Incluso su piel clara era opaca, mate, sin que el sol le arrancase fugaces destellos comunes a todo humano.

Y continuaba avanzando, ajeno a los nimios detalles que le convertían en alguien extraño a los ojos de alguien, como el torpe narrador de estas palabras, perteneciente a la raza humana.

En dirección contraria llegaba su absoluto opuesto. Una disparatada mezcolanza de telas de mil colores adornaba su cuerpo femenino, una combinación barroca y estridente, pero cargada de belleza. Su cabello era el arcoiris, sin ambages. O incluso más bello y etéreo. Sus ojos eran joyas de luz, su piel también brillaba. Su caminar no era silente como el de su compañero, ya que cada uno de sus pasos arrancaba un arpegio, una escala, un acorde, al estéril suelo arenoso.


Y se encontraron en el camino, y un beso selló su encuentro. Y durante unos instantes fueron uno, y se hizo el equilibrio, y la perfección rozó el mundo.


Su separar devolvió todo a la normalidad. Dos miradas se encontraron, como la luz y la oscuridad. Y había algo de culpa y vergüenza en el diamante y en el ónice que correspondían a sus ojos, porque el suyo era un amor imposible. Distantes, opuestos, pero con un mismo origen. Una combinación perfecta que sin embargo no debía ser así. Porque el disgregar de Sonido les había creado y en cierto modo eran hermanos. Y aunque ninguna ley había para prohibir su unión, cada encuentro atenazaba sus corazones con la fría certeza de la prohibición conocida.

Una melodía triste llenaba el ambiente, cuyas notas se cortaban al final en dejes inquietantes, sombríos. El crepúsculo llegaba mientras las lágrimas empezaban a caer al suelo al ritmo de una canción desgarradora.

Había sido sólo otro beso más, y sin embargo fue el último.

Música y Silencio se separaron para nunca volver a unirse. Desde entonces el joven que viste de negro observa con mirada de obsidiana los hijos que surgen de lo único que pudo completar su ser algún día. Siempre solo, en su trono de solemnidad del que no puede salir.

Para siempre.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
ase77
Yo decía buuu...arns


Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 16/07/2010
De : Asturias, pero afincado en los jereles

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Mar Ago 17, 2010 9:03 am

Antes te lo hacia saber por Kelpie, pero ahora tengo la oportunidad de decirtelo, tienes madera de escritor, ...quien sabe!!, ¿has pensado en estudiar ciencias de la comunicacion?
Volver arriba Ir abajo
Sonne
¡¡Callaos hipoglúcidos!!


Mensajes : 557
Fecha de inscripción : 18/01/2010
Edad : 22
De : Where all the roads are winding, and all the lights are blinding...

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Mar Ago 17, 2010 2:56 pm

ase77 escribió:
Antes te lo hacia saber por Kelpie, pero ahora tengo la oportunidad de decirtelo, tienes madera de escritor, ...quien sabe!!, ¿has pensado en estudiar ciencias de la comunicacion?

Lo primero, muuchas gracias xD

Pero yo me veo más por Biología o Química. Espero poder mantener lo de escribir como hobby y si algún día hago algo largo pues genial, pero no me imagino haciendo una carrera para ello.
Volver arriba Ir abajo
http://hoodoo94.blogspot.com
ase77
Yo decía buuu...arns


Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 16/07/2010
De : Asturias, pero afincado en los jereles

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Jue Ene 13, 2011 9:39 pm

Este relato me lo enseño un amigo mio y la verdad es que me gusto y quiero compartilo con vosotr@s.

MERECE LA PENA LEERLO CON ATENCIÓN PORQUE ME PARECE QUE HAY ALGO EN LO QUE NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO...


EL PESCADOR MEXICANO


Un hombre de negocios norteamericano estaba en el embarcadero de un pueblecito costero de México cuando llegó una barca con un solo tripulante y varios ATUNES muy grandes.

El norteamericano felicitó al mexicano por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo había tardado en pescarlo.
El mexicano replicó: Oh! Sólo un ratito.
Entonces el norteamericano le preguntó por qué no se había quedado más tiempo para coger más peces. El mexicano dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia.
El norteamericano volvió a preguntar:
¿Y qué hace usted entonces con el resto de su tiempo?
- El mexicano contestó: - Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada tarde al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada, señor.
- El norteamericano dijo con tono burlón:
- Soy un graduado de Harvard y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo a la pesca y con las ganancias comprarse una barca más grande. Con los beneficios que le reportaría una barca más grande, podría comprar varias barcas.. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de barcas de pesca. En vez de vender su captura a un intermediado, se la podría vender al mayorista; incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas. Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización. Tendría que irse de esta aldea y mudarse a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y finalmente a Nueva York, donde dirigiría su propia empresa en expansión.
- Pero señor, ¿cuánto tiempo tardaría todo eso?
- De quince a veinte años.
- Y luego ¿qué?
- El norteamericano soltó una carcajada y dijo que eso era la mejor parte:
- Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones.
- ¿Millones, señor? Y luego ¿que?
- Luego se podría retirar. Irse a un pequeño pueblo costero donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, hacer la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos.
Bueno, pero eso es lo que hago ahora señor ¿Por qué tengo que esperar veinte años?
Volver arriba Ir abajo
Buenayoming
Hahahaha... propaaaano...


Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 06/02/2010
Edad : 22
De : Madrid

MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Jue Ene 13, 2011 10:46 pm

LOS BRAZOS

Los brazos son esos cilindros de carne que cuelgan a los lados del cuerpo.Son muy utiles para que no se nos caigan las manos al suelo,para ponernos inyecciones y para hacernos tatuajes.Sin embargo los brazos son muy molestos cuando uno se enamora,porque en el amor siempre sobra un brazo...
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Relatos, historias y similar   Hoy a las 9:05 am

Volver arriba Ir abajo
 
Relatos, historias y similar
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» •••EL SUICIDIO••• CUENTO CORTO•••
» Las historias de enamorados
» dos historias del metro de la ciudad de mexico
» ALGUIEN SABE HISTORIAS DE PARRAS COAHUILA O SI ES BUEN LUGAR PARA PROSPECTAR?
» historias de tesoros actuales... la uno

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Trastero :: Temas... :: Literatura-
Cambiar a: